Preguntas frecuentes y respuestas sobre la diabetes mellitus, tipo 1 y tipo 2 (DM1 y DM2)


Las siguientes preguntas acerca de la DM1 ó DM2 son comunes.  Las respuestas las proporciona un Educador en Diabetes, especialista en la DM1.  Otras temas relacionados de interés se encuentran en la columna izquierda de esta misma página.

Temas abordados en estas preguntas y respuestas

Orinación frecuente y DM

¿La insulina hace daños al cuerpo?

Hiperglucemia matutina

¿Puedo llegar a la madurez o vejez aun teniendo DM1?

¿Cura o fácil control para la DM1?

¿Hay efectos negativos de dejar de comer el azúcar?

Crear más músculos para "quemar" glucosa

¿Ejercicio nocturno aumenta el insomnio?
¿Profesionales mexicanos de la salud competentes y educados en la DM?

¿Cómo es el/la profesional de la salud ideal para atender a personas con DM?

El porcentaje de adolescentes mexicanos con DM DM: ¿Condición de alto riesgo aun con control "médico"?

DM: ¿Tiene un tratamiento definitivo o cura total?  O ¿sólo requiere cuidados permanentes?

¿El avance más novedoso en el tratamiento de la DM?

¿Cura para la disfunción erectil?

Preparación glucémica para el embarazo

Quehaceres de citas con médico/a
DM2: ¿Insulina sólo temporalmente?

Actividad física antes del desayuno o sin el desayuno

El café, la glucemia diabética y la hipertensión
El spinning y el cansancio

DM2 con GS de 400 mg/dL: ¿Es grave?
Se le duermen los dedos del pie.  ¿Por las zapatillas?

DM1: Sangre sale después de inyección: ¿Es grave?
¿El plátano dulce tiene lugar en la alimentación diabética?

¿Un susto eleva la glucosa en sangre?
Embarazada, GS de 159 - 200 mg/dL

Sólo el tratamiento homeópata para DM1
Hipoglucemia, mareo con hipoglucemia, sin DM conocida

Límites de utilidad de los antidiabéticos orales
Fenómeno del Alba: Subida glucémica fuerte postdesayuno

¿Dosis grandes de insulina dañan los riñones?
Cómo ir de ningún "control" a "buen" control

Balance de sodio y potasio en la DM2 descontrolada


Términos y abreviaturas empleados en estas preguntas y respuestas

automonitoreo el proceso a través del cual una persona que tiene DM mide la cantidad de glucosa o cetonas en su sangre; el propósito del automonitoreo es poder normalizar la glucemia y mantenerla entre 71 y 99 mg/dL
control glucémico
el mantener los niveles de glucosa sanguínea entre 71 y 99 mg/dL ó dentro del rango concordado entre la persona que tiene DM y su equipo profesional de la salud
DM1 diabetes mellitus, tipo 1:  una condición en que el páncreas deja de producir insulina, la cual es esencial para la vida; se trata con una combinación de educación, insulina, alimentación y actividad física; es más frecuente entre las personas jóvenes que no presentan obesidad o sobrepeso
DM2 diabetes mellitus, tipo 2:  una condición en que el páncreas produce insuficiente insulina o existen factores de resistencia que impiden la función de la insulina producida; es más frecuente entre las personas con más de 30 años de edad y que presentan obesidad, sobrepeso y reducida actividad física
glucemia ó GS
la presencia y cantidad de glucosa en la sangre; el valor de glucemia de una persona sin DM se encuentra entre 71 y 99 mg/dL
hemoglobina glucosilada (HbA1c%)
una prueba de sangre para saber el valor promedio glucémico durante los últimos 60 - 90 días; el valor normal para una persona sin DM es entre 4% y 5%; el resultado presenta el porcentaje de células rojas en la sangre que han sido sofocadas por glucemia anormalmente alta; el proceso es permanentemente e irreversible
hiperglucemia la presencia de niveles anormalmente altos de glucemia; un nivel glucémico mayor de 105 — 125 mg/dL; la hiperglucemia es tóxica; cada persona que tiene DM realiza su propia definición del nivel que él o ella considerará ser hiperglucemia
hipoglucemia la presencia de niveles de glucemia insuficiente para el funcionamiento normal del cuerpo; un valor de glucemia de 70 — 60 mg/dL ó menos es llamado "hipoglucemia"; la hipoglucemia debe tratarse con una cantidad precisa de glucosa (para elevar la glucemia a niveles superiores a 70 mg/dL e inferiores a 100 mg/dL) obtenida de tabletas de glucosa
mg/dL normalmente una medida de la cantidad de glucosa u otra sustancia en la sangre; significa "miligramos por decilitro"
postprandial término que se refiere a la actividad, la glucemia, el estado físico después de comer o después de los alimentos


PREGUNTA:  Tengo DM2, sin obesidad.  Orino muchísimo.  Me controlo con insulina pero la forma de orinar es exagerada.  Son 15 ó más veces que orino cada día y bajo mucho más de peso.  ¿Por qué no se controla la forma de orinar?  Me aplico 16 unidades de insulina diarias.

RESPUESTA:  El monitoreo casero de la glucosa sanguínea es lo que indicará si los períodos de hiperglucemia coinciden con la frecuencia o urgencia de orinar.  En consulta con su endocrinólogo/a o internista y educador/a en diabetes, usted podrá evaluar esta incomodidad, para ver si indica un tratamiento insulínico insuficiente en su cantidad o tipo de insulina, o si podría existir otro problema independiente de la DM, o si podría tratar de la DM1 y no la DM2.  Si se aplica 16 unidades diarias en una sola inyección, es posible que su efecto no dure todas las 24 horas.

PREGUNTA:  Me gustaria saber si a largo plazo la insulina daña algo del cuerpo.

RESPUESTA:  La ausencia completa de insulina es finalmente fatal.  La ausencia de suficiente insulina a través de períodos relativamente largos para mantener la glucosa sanguínea entre 71 y 99 mg/dL provoca los daños corporales llamados complicaciones a largo plazo de la DM.

La presencia de insulina en cantidades adecuadas pero no excesivas, durante la mayoría del tiempo (probablemente 95% del tiempo...pero esto no se sabe con exactitud) es necesaria para que el cuerpo funcione correctamente.  La presencia de demasiada insulina provoca la hipoglucemia diabética.  La hipoglucemia diabética, si dura bastante tiempo y no está tratada, afecta temporalmente ciertas funciones cerebrales, especialmente en niños/as, cuyo cerebro aún no está completamente maduro y capaz de defenderse de la hipoglucemia.

La insulina es una hormona de almacenamiento y anabolismo (que quiere decir "metabolismo constructivo") normal.  Los datos científicos indican que en general es la ausencia, no la presencia, de insulina en cantidades correctas que causa daños corporales. 

Sin embargo, cabe mencionar que el uso crónico de enormes dosis de insulinas, para intentar controlar niveles super elevados de hiperglucemia derivada del consumo de muchos carbohidratos sí hace daño prácticamente irreversible al revestimiento de los vasos sanguíneosl.

PREGUNTA:  Al levantarme en la mañana, tengo glucosa de 280 a 320 mg/dL.  ¿Es muy grave?

RESPUESTA:  Al evaluar un valor de glucosa, es importante recordar los valores de una persona sin DM, porque una persona sin DM no desarrolla las complicaciones tardías que una persona con DM sí tiene mucho riesgo de desarrollar si no mantiene los valores de su glucosa en el rango aproximado de una persona sin DM.  Aquellas complicaciones tardías incluyen daños irreversibles a los nervios, los vasos sanguíneos, los ojos y los riñones.

Si sabemos que un valor promedio normal es de 83 mg/dL, podemos ver que se levanta con 3.9 veces el valor normal.

En las personas sin DM, el páncreas mantiene la concentración de glucosa en la sangre entre 71 — 99 mg/dL (ya sea en ayunas, preprandial y postprandial, es decir, 75 minutos después de comer el primer bocado de una comida).  En la persona con DM, el páncreas no funciona a la perfección y como resultado son necesarios el tratamiento y el autotratamiento de los niveles de glucosa en sangre.

Aunque a veces quisiéramos pensar que una glucosa de 180 ó 280 ó 320 mg/dL no está tan mal, la verdad es que el cuerpo no fue diseñado para aguantar niveles de glucosa mayores a 126 mg/dL.  Los miles de actividades corporales (por ejemplo, circulación, metabolismo, crecimiento, reparación de músculos y nervios, almacenaje de energía y muchas otras) simplemente no marchan bien con niveles tan elevados de GS.

Por eso, los tratamientos (dosis de insulina y/o pastillas antidiabéticas) y autotratamientos (educación, comida, automonitoreo de niveles de glucosa, ejercicio) que existen, tienen como finalidad el posibilitar el control de la GS.  El "control de la GS" quiere decir posibilitar niveles entre 71 y 99 mg/dL ó niveles muy cerca de éstos.  Ésta es la meta del automanejo de todo tipo de diabetes mellitus.

Sin embargo, le toca a cada persona adulta diagnosticada con DM decidir cuál será sus niveles meta, los cuales varían de persona en persona.  Algunas personas decidirán por 71 — 99 mg/dL, otras por 80 — 140 mg/dL y otras por menos de 200 mg/dL.  La decisión es importante porque el rango seleccionado tiene consecuenias en cuanto a la probabilidad de las complicaciones diabéticas (por ejemplo, serán muchísimo más probables con niveles de 150 — 200 mg/dL que con niveles de 70 — 99 mg/dL), pero es la responsabilidad de la persona con DM tomar la decisión de cuál será su rango glucémico meta.

La presencia de GS de 280 a 320 mg/dL indica que es necesario hacer ajustes al automanejo de la DM.  Esto incluye la alimentación, los medicamentos que utiliza, las dosis probablemente de esos medicamentos.  Un exceso de comida, una falta de actividad física, una dosis insuficiente de insulina porque los antidiabéticas orales no están sirviendo.

Una enfermedad apenas iniciándose o ya desarrollada, un estrés excepcional en el trabajo o la familia en combinación con una alimentación rica en carbohidratos, la presencia en la mujer de DM gestacional durante el embarazo, el autotratamiento excesivo de un episodio de hipoglucemia...éstas son algunas de las posibles causas de una glucosa de 280 a 320 mg/dL en ayunas.  Hay otras causas.

Usted pregunta, "¿Es muy grave?"  La pregunta evidencia una falta seria de educación diabetológica.  Normalmente la persona con DM va adquiriéndola con el tiempo y la experiencia y con la ayuda del equipo de salud que le atiende.  Es lo único que permite una respuesta correcta a las constantes variaciones de GS con soluciones informadas, prácticas y funcionales.

El automonitoreo de los valores de GS proporciona una guía confiable para definir e implementar las soluciones adecuadas para compensar la incapacidad del páncreas de proporcionar la estabilidad glucémica necesaria para que el cuerpo funcione bien.  Usted está checando la GS para saber en cuánto es caa mañana.

El próximo paso es aprender qué hacer para "controlar" los niveles altos y así regresarlos a algo más "normal."

Una glucosa de 280 a 320 mg/dL no representa un óptimo control de la glucemia.  Por eso, sí, es grave.  Pero, en todo caso, representa la necesidad urgente de una comprensión de la causa de la descompensación y un ajuste al tratamiento y autotratamiento de la DM.  Únicamente así será posibile minimizar o evitar a largo plazo las complicaciones desagradables y limitantes de la hiperglucemia diabética.

PREGUNTA:  ¿Es posible que alguien con DM2, diagnosticado a "tan temprana" edad como yo, efectivamente llegue a viejo sin complicaciones tardías?  Sería para mi un levantón de ánimo muy grande, ya que principalmente es esto lo que me tiene afectado.  Gente con DM1 sí la hay que llega a grandes edades.  Hasta donde entiendo, es mucho más común que se presenten complicaciones en las personas con DM2.

RESPUESTA:   Cada año la Clínica Joslin y Laboratorios Lilly, el laboratorio que compró los derechos de producir la insulina recién duscubierta para la venta pública en los EE. UU., presentan un reconocimiento formal y público a las personas que han utilizado la insulina en el control de su condición de DM1 durante 50 años, sin mayores complicaciones.

Son muchos los que han recibido y recibirán el reconocimiento.  Igualmente, hay gentes con DM2 que llegan a una edad avanzada sin complicaciones tardías de la condición...en los dos casos, todo depende del control glucémico y en un grado menor la disposición genética.  Las complicaciones no se dan más frecuentemente en la DM1, aunque pueden ser complicaciones algo distintas a las de la DM2.  El control glucémico es lo que determina si habrá o no complicaciones y sí es casi seguro que las haya por control glucémico inadecuado.  Las complicaciones afectan a las personas con DM1 y DM2 parejo.

PREGUNTA:  Sé que existen algunos metodos para el control de la DM pero que no son accesibles para todos, como la bomba de insulina y la implantacion de células Beta pancreáticas extraídas de cadáveres, pero sólo se hacen en ciertos lados y tienen costos muy altos.  ¿En cuánto tiempo podremos tener algún producto o método efectivo y definitivo para, si no la cura, cuando menos tener el control glucémico (sobretodo de la DM insulinodependiente)?

RESPUESTA:  En realidad, la pregunta podría bien formularse como "¿En cuánto tiempo podremos tener OTRO método efectivo y definitivo para, si no curarla, cuando menos tener el control glucémico esencial?"

Ya existe un método efectivo de obtener la normoglucemia (71 — 99 mg/dL) para personas que viven con la DM1 ó la DM2.  Consiste en checar la GS e inyectar con flexibilidad educada la insulina necesaria para cubrir los alimentos y la actividad física.  Así, uno puede mantener una HbA1c% de 4.5% — 6% (una persona sin DM tiene la HbA1c% entre 4 — 5%), según lo que él o ella decida mantener.  Este nivel totalmente factible de HbA1c%, tan normal como difícil de lograr sin educación y dedicación, es lo que se considera un "control" adecuado y definitivo de la DM1.  Hay mucha gente que vive con DM1 que sí logra este nivel de HbA1c% a largo plazo.

Además, este método de control es menos caro que los métodos todavía experimentales y está más comprobado que los avances que están todavía en el proceso de desarrollarse o descubrirse para tratar la DM.  Claro, hasta hoy en día, no es cura.

¿Una cura?  Tal vez llegue, tal vez no.  Hay una exposición excelente en inglés en internet, con el título "Thirty years of investigating the autoimmune basis for type 1 diabetes: Why can't we prevent the disease?" ("Treinta años de investigacion de la base autoinmune de la DM1: ¿Por qué no la podemos prevenir?").

Lo central del tema es que se trata de una condición tan complicada, con factores tanto genéticos como ambientales, que está ligada con el milagroso y complejo sistema humano de control del metabolismo, que aunque una parte de la condición se "evite," no se cura ni se previene en su totalidad.

Para los que creen que sí habrá una cura, lo relevante es que la persona con DM1 se cuide lo mejor posible a través de todo el tiempo que tiene la condición.  Aun si se curara de reprente, es casi seguro que la "cura" no quitaría los daños sistémicos que resultan en las complicaciones tardías de la DM (retinopatía, nefropatía, neuropatía, enfermedad cardiovascular, por ejemplo).  Éstas, por su naturaleza, posiblemente seguirían desarrollándose, aunque tal vez más lentamente.  Son condiciones progresivas.

Al hablar de una "cura," más bien se contempla la prevención de la condición.  A lo mejor la prevención llegará más fácilmente que la cura de la DM1 ya establecida.

El uso de la palabra "insulinodependiente" crea confusión.  De hecho, TODOS LOS SERES HUMANOS (y hasta los gatos, perros, peces) somos insulinodependientes.  El cuerpo no sobrevive sin insulina.  Sin insulina presente en el cuerpo, la vida no dura más de 50 — 52 semanas...como fué el caso inevitable antes del 1921, cuando pudieron producir la insulina. 

La única diferencia observada es que el cuerpo sin DM1 produce y secreta su propia insulina y la persona con DM1 y muchas personas con DM2 tienen que aplicarse la insulina exógena comercial.  Los con DM1 ó DM2 y los sin DM son igualmente y permanentemente insulinodependientes.

PREGUNTA:  ¿Una persona que vive con DM debe evitar el azúcar?  ¿Hace daño dejar por completo el azúcar en la dieta de una persona con DM?  Si tengo DM ¿dejar de tomar azucar en su totalidad es peligroso?

RESPUESTA:  De hecho muchas personas que viven con DM no toman los carbohidratos (CHO) concentrados.  Cualquier forma de azúcar es un CHO.  Son precisamente los CHO que suben los niveles de glucosa en sangre.  Por eso, son problemáticos y no recomendados para las personas que viven con DM.

A veces, depende del fin deseado si es "malo" o "prohibido" o no.  Eliminar los CHO alimenticios es una manera legítima de bajar de peso corporal.  No comer los CHO, incluso el azúcar, porque así una persona cree poder evitar la DM, es un mito sin base en la ciencia o la realidad.

Para la persona que vive con DM, el azúcar y la mayoría de los demás CHO representan una fuente intensa de calorías que no aporta nutrientes esenciales para la salud.  Por no contener nutrientes esenciales, se consideran "calorías vacías." 

El azúcar no tiene vitaminas, proteínas, grasas esenciales, minerales ni otras sustancias necesarias para el buen funcionamiento del cuerpo.  Por eso, es la única clase de alimentos que no es esencial en la dieta.  Hay grasas esenciales, hay proteínas que contienen los aminoácidos esenciales para la vida, pero no hay ningún azúcar ni ningún CHO realmente esencial.

El páncreas de las personas que viven con DM no responde eficazmente a la presencia del azúcar, causando que la glucemia se eleve a niveles anormales y peligrosos.  Esta subida súbita de la glucemia representa el riesgo principal de ingerir el azúcar.

El cuerpo de una persona con DM, al igual que el de una persona sin DM, necesita de la glucosa, que es una forma básica de azúcar, para la energía necesaria para crecer, repararse y funcionar bien.  Por lo tanto, el cuerpo tiene almacenes de glucosa en el hígado y los músculos.  Un porcentaje desconocido de las proteínas se puede utilizar para crear glucosa.  Así, aun si un ser humano no come nada de azúcar, no le hará falta al cuerpo suficiente glucosa para la energía.

Por no contener nutrientes como las vitaminas y minerales, el azúcar no es una buena elección desde el punto de vista de una nutrición saludable.

Porque los CHO se degradan dentro del cuerpo con más lentitud que la glucosa, la única forma de azúcar directamente utilizable por el cuerpo, se recomienda la glucosa específicamente cuando una persona que vive con DM tiene un exceso de insulina o ciertos antidiabéticos orales (principalmente las sulfonilureas) a bordo del cuerpo. 

Este exces provoca hipoglucemia (bajos niveles de glucosa sanguínea).   En esa situación, es esencial ingerir una cantidad precisa de tabletas de glucosa para regresar los nivels de GS a los normales (71 — 99 mg/dL).

PREGUNTA:  Si los músculos son los principales "consumidores" de glucosa, en el caso de una persona que tiene DM ¿no sería bueno tratar de desarrollar músculos más grandes?  ¿Sería conveniente seguir con el ejercicio aeróbico, pero incluir también un poco o mucho de pesas?

RESPUESTA:  Sorpresa.  Los músculos sí usan mucha glucosa cuando estamos haciendo una actividad física, pero invariablemente el órgano que utiliza como el 50% de la glucosa presente en la corriente sanguínea es el cerebro, que utiliza 5 — 10 gramos por hora y el doble de esto entre los/las niños/niñas de 3 a 10 años de edad.

Definitivamente el ejercicio aeróbico (como caminar, bailar, correr) es muy útil para bajar niveles de GS cuando son inferiores a 160 mg/dL.  Hay que tener insulina a bordo del cuerpo para que la actividad física funcione de esta manera.  La insulina permite que la glucosa entre en la células, sin quedarse circulando en la corriente sanguínea como lo hará sin la presencia de insulina.  La insulina también sirve y es precisa cuando los niveles de glucemia están arriba de 120 mg/dL.

Hacer ejercicio aeróbico cuando el nivel de GS esté arriba de 160 mg/dL conlleva riesgo de daño a los ojos y por eso no está recomendado.

Las actividades físicas de resistencia (como las pesas) también implican ciertos riesgos para la persona con DM y/o hipertensión arterial o retinopatía.  Sin embargo, llevadas a cabo con técnicas correctas y con niveles de GS inferiores a 126 mg/dL, son útiles en el mantenimiento de la salud muscular.

Los músculos del cuerpo humano almacenan aproximadamente 300 gramos de glucógeno.  Esta fuente concentrada de glucosa no entra en la corriente sanguínea, sino que está reservada únicamente para la utilización intramuscular.

La masa muscular primero utiliza la GS en la corriente sanguínea para energía/ejercicio.  Depués de aproximadamente 30 minutos, la más muscular depende del glucógeno almacenado oara esta energía.

PREGUNTA:  Leí que el ejercicio físico en la noche aumenta el nivel de insomnio.  Mi pregunta es: ¿Aplica solamente para personas con DM?

RESPUESTA:  Usted no indica la fuente de esta información, que a lo mejor está incompleta.  Los expertos no indican que el ejercicio físico aumente el nivel de insomnio.  Más bien sería relajante y cansaría y así podría promover el sueño.

Para las personas que viven con DM1 y utilizan insulinas como parte de su autotratamiento. la actividad física en la tarde o noche puede ser causa de hipoglucemia unas horas después de terminado el ejercicio.  En estos casos, sin ajustes necesarios y suficientes a las dosis de insulinas y a los alimentos antes y después del ejercicio, una baja de glucosa sanguínea podría preverse mientras que la persona duerme (0100 — 0500 a.m.) dependiendo de la hora de la actividad física.  El efecto hipoglucemiante del ejercicio puede durar de 1 — 24 horas.  Así, la hipoglucemia sí puede resultar del ejercicio físico en la tarde o noche.  La hipoglucemia nocturna contribuye al insomnio temporal.

En las personas sin DM, la hipoglucemia casi no sucede con niveles típicos de actividad física.  Cada cuerpo es diferente, cada persona con DM come alimentos distintos, cada persona con DM utiliza un regimen de insulina o pastillas antidiabéticas individualizado.

Así, una respuesta individual a cualquier estímulo como el ejercicio físico en la noche teóricamente podría incluir problemas del sueño.  Pero no es común ni frecuente.

En el insomnio influyen tanto factores físicos (cafeína, dolor físico, falta de cansancio, hambre y otros) como factores psicológicos (preocupaciones, miedos, sentimientos).

En resumen, la actividad física en la noche no constituye una causa frecuente del insomnio, ni para los que viven con DM ni para los sin DM.

PREGUNTA:  Esto es una fantasía, favor de remitirse al apartado de ciencia ficción.  Si vive en otro país, es probable que con un poco de suerte y dinero pueda recibir tratamiento médico apropiado.  Pero si tiene el infortunio de ser mexicano, entonces usted puede irse olvidando de este término en función de la atención específica a la DM, ya que los médicos de este país sólo saben cobrar sus quincenas y, claro, las consultas.  Y, no importa lo caras que sean, jamás serán buenas, por lo que le recomiendo que no pierda su tiempo y su dinero en estos charlatanes de bata blanca (de este país, insisto).  Mejor trate de hacer un esfuerzo y consulte a un médico de a de veras, o sea de cualquier otra parte del mundo, no importa que sea Haití, Somalia o cualquier otro país en vías de desarrollo...lo importante es que no sea mexicano.

RESPUESTA:  ¡Qué desilusión o desilusiones ha de haber experimentado!  Hasta la DM misma a veces causa una respuesta parecida, sin tomar en cuenta a unos profesionales de la salud mal educados o no educados con respecto a la DM y su tratamiento lógico y racional.  Para las personas diagnosticadas con la DM y para los profesionales de la salud que les atienden, es una condición sumamente frustrante y continuamente cambiante y ni siquiera totalmente comprendida.

Como dijo el primer diabetólogo genuino, el Dr. Elliott Joslin:  "La persona con DM quien más aprende, más tiempo vive."

Al fin y al cabo, para sobrevivr bien, la persona con DM es quien tiene que conocer su cuerpo individual y sus necesidades, siempre variantes de día en día, para poder aprender a autocuidarse.  Claro, hay fuentes confiables de información (internet, pláticas en la CDMX y otras partes de México, material impreso), que son gratuitas o casi gratuitas, para aprender y seguir aprendiendo.

Aprovechando de ellos, uno aprende...y adicionalmente uno va aprendiendo de su propia experiencia como persona con DM, incluso de las consultas que realmente no sirven o no satisfacen. 

Esto de la DM es un proceso de aprendizaje, que nunca se acaba.  Una gran parte del aprendizaje, nadie la puede enseñar (por ejemplo, la respuesta de nuestro cuerpo a 4 unidades de insulina Regular a las 3 de la madrugada).  De hecho, la mayoría del conocimiento lo tenemos que aprender por nuestra propia cuenta.

Que hay charlatanes e ignorantes en la materia de "Diabetes mellitus," eso sí.  En cualquier mercado público, hay uno que vende la "cura" para la DM...eso, sin que haya una cura.  Seguramente, los que se la compran también se sienten desilusionados cuando el efecto prometido no se realiza.

Pero también hay profesionales de la salud competentes, que se dedican a tratar bien a sus "pacientes" o "clientes."  Los que se especializan en la DM tratan de responder con lo más actualizado a la DM tal y como la condición se manifieste en los que les pagan su asesoría y recomendacione. 

En lo de la DM, la palabra "consulta" no es exactamente apta, pues es una relación de confianza y conocimiento mutuo que la persona con DM y el equipo de la salud tienen que desarrollar.  ¿Por qué?  Porque es a través de esta relación que el tratamiento y autotratamiento eficaces se crean y se aceptan o no.  Si no hay comprensión y acuerdo mutuos, nada se llevará a cabo.

Su fantasía puede tener implicaciones negativas para su propio interés: puede afectar su autocuidado y su capacidad de realizarlo.  Esto sería potencialmente peligroso a largo plazo.  Hay que buscar experiencias con los profesionales de la salud que nos permitan borrar por lo menos un porcentaje (¿50%?) de la fantasía.  Y, reemplazarla con nuestra educación y autoeducación diabetológicas.

Educándose también usted, podrá responder factualmente a la ignorancia y frustración de los profesionales, que raras veces viven con la DM.  Así, podrá compensar algunas de sus faltas o errores con un conocimiento más adecuado y personalizado de sus propias necesidades individuales.

En fin, usted mismo y en un grado menor los profesionales de la salud van construyendo la calidad de su vida futura.  A nadie le interesa su calidad de vida futura tanto como a usted.  El 95% del éxito del tratamiento y autotratamiento de la DM se deben a la persona con DM.  Como está aprendiendo, no nos conviene "depender" de cualquier individuo o profesional de la salud no digno de confianza. 

Los resultados de la aplicación del conocimiento nuestro o ajeno a nuestro cuerpo y caso de DM...validan la sabiduría y lo apropiado del mismo.

PREGUNTA:  ¿Cuál es el médico adecuado o indicado para una persona que vive con diabetes mellitus?

RESPUESTA:  Una pregunta aparentemente sencilla pero no tan fácil de contestar.  Una respuesta corta: El o la profesional de la salud con quien una persona que vive con DM puede llevarse honesta y responsablemente, ambos/as como personas maduras, con respeto mutuo, cada quien con recursos que son únicos y de utilidad, durante el viaje de transformación que es la DM, es decir, a través de varios años. 

Tener la DM implica un viaje de constante aprendizaje, de éxitos y fracasos grandes y pequeños, de novedades interminables y no siempre agradables e inevitablemente de sorpresas...y ésas tanto para la persona con DM como para el/la profesional de la salud que la atienda.

Es un viaje en el que el conocimiento de la relación física, psicológica y emocional sutil entre la DM y el cuerpo en que se desarrolla tiene que manifestarse en una de las personas involucradas y después elaborarse, comprenderse y artiularse por las DOS personas que viajan juntas...aun si casi todos los aspectos de la condición y de las personas que están viajando juntas se van cambiando constantemente.

Porque es un viaje que dura toda la vida o una gran parte de ella, vale la pena intentar estar bien acompañado/a por un/a profesional de la salud que aporte el conocimiento, el tiempo, las sugerencias, las ideas, una preferencia para la verdad y no el engaño ni la delicadeza lingüística que escondan o deformen la verdad, la capacidad de evaluar los riesgos conocidos y futuros desconocidos, lo ético y comprobado y lo nuevo.

El viaje de transformación que es la experiencia de la persona que vive con DM es como una conversación.  La calidad de la misma depende de lo sabios/as, experimentados/as, curiosos/as, interesados/as, entregados/as, motivados/as y educados/as que es el colectivo de las/los participantes en la conversación o el viaje.

La pregunta va igualmente bien en los dos sentidos: ¿cuál es el/la profesional de la salud adecuado/a para una persona con DM?  Y, también, ¿cuál es la persona con DM adecuada para el/la profesional de la salud?  Las dos personas y, en el caso de las/los niñas/niños, hasta la familia de una de ellas va a desarrollar una relación profesional y humana de descubrimiento y transformación.

Tal vez las más destacadas diferencias entre la relación que tienen el/la profesional de la salud y la persona que sufre una condición aguda (por ejemplo, un brazo roto) y la relación de la/el profesional de la salud y una persona con una condición crónica como la DM consisten en la duración de la relación y la necesidad de compartir, no solamente intercambiar, conocimientos, datos, ideas, motivos, planes y resultados.

Para una persona con la DM, para la cual todavía no hay cura, la relación necesita tener vida por muchos años, no solamente un día o unas semanas.  Hoy en día, a diferencia de unos años atrás, se entiende que la relación entre la persona con DM y el equipo de personas que representan a los/las profesionales de la salud tiene que ser una relación de persona-equipo y equipo-persona.

La DM afecta TODOS los aspectos de la vida física, social y psicológica de la persona que vive con ella.  Lógicamente, una sola persona, por excelentemente educada y profesional que sea, no puede aportar ni comprender TODO lo que la persona con DM necesite aprender, probar, experimentar, decidir, pensar, ver, prever.  Ni TODO lo que la persona con DM pueda querer, sentir, preferir, anticipar, rechazar.

Siempre hay que reconocer y tomar en cuenta el rol primordial de la inconsciencia de todos/as los/las participantes en esta relación novedosa.

La persona con DM comparte la relación clínica entre una amplia gama de profesionales de la salud, inclyendo a médicos/as familiares y/o especialistas, Educadores/as en Diabetes, odontólogas/os, nutriólogas/os, enfermeras/os, psicólogos/as y otros/as.  Todos/as ellos/ellas representan al equipo multidisciplinario diseñado para facilitar el óptimo tratamiento y autotratamiento de la persona con DM. 

Esta persona, ya sea niña, niño, adolescente o adulta/o, es el eje de la relación.  Su posición en ella es de suma importancia y consecuencia.  Según el concepto de aportación y colaboración colectiva del equipo entero, que incluye a la persona con DM y su familia si esta persona es menor de edad, es la persona con DM quien es el jefe, el centro o el enfoque del equipo.

En ese rol, la persona con DM lleva mucha autoridad y por ende mucha responsabilidad, aunque finalmente éstas están compartidas con el equipo médico.  La relación clínica es de intercambio y colaboración más bien que de dependencia absoluta.

El concepto de medicina enfocada en el/la paciente es relativamente nuevo.  Por lo tanto, hay alguos/as profesionales de la salud que lo resisten.  Sin embargo, refleja una realidad innegable: los/las profesionales de la salud colaboran con la persona con DM tal vez 1 hora al mes (excepcionalmente más)...o menos.

Las otras 743 horas del mes, el o la que manda, implementa, maneja, llega a comprender, investiga, aguanta, autotrata, experimenta, anota, calcula, examina, aprende a través de la experiencia, explora, viaja es la persona con la DM.  Esta condición también está presente y requiere de atención minuciosa las 24 horas del día. 

La relación con el equipo multidisciplinario contribuye a que la persona con DM pueda enfrentar este reto con ecuanimidad, buen humor y competencia.  Nada fácil y nada imposible.

PREGUNTA:  Quiero saber el porcentaje de adolescentes con DM.

RESPUESTA:  Es más probable que un adolescente tenga DM1, a comparación con la incidencia de la DM2 entre los/las adolescentes.  Sin embargo, el número de adolescentes con DM2 tiene casi 20 años de estar creciendo cada año.

En México, aproximadamente 33% de los/las niños/as de 5 a 11 años de edad padecen sobrepeso u obesidad.  Estos/as niños/as tienen un elevado riesgo de desarrollar la DM2. 

En cifras concretas (2018), el 21% de los adolescentes y jóvenes hombres y el 27% de las adolescentes y jóvenes mujeres de 12 a 19 años de edad tienen sobrepeso.

El 90% de los adolescentes que desarrollan la DM tendrán la DM2, mientras que el 10% tendrán la DM1.  El año pico para el desarrollo de la DM1 es a la edad de 14 años.  En México, la prevalencia de la DM es entre 11% y 20%, dependiendo del Estado en que uno/una vive.  La población actual de México (2022) es aproximadamente 131,500,000.

Aproximadamente el 30,000,000 de la población total son adolescentes.  La Federación Mexicana de Diabetes estima en el 2020 que 26,578 niños/niñas de 0 a 19 años tienen diabetes tipo 1 en México.  La prevalencia de DM entre adultos es 13.7% de la población, incluyendo casos diagnosticados y no diagnosticados.

Si suponemos que la incidencia y la prevalencia de DM son iguales entre los/las adolescentes, entonces aproximadamente 18,015 adolescentes mexicanos/as tienen una forma de DM.

PREGUNTA:  ¿La diabetes mellitus es una condición de alto riesgo aun con control médico?

RESPUESTA:  Hay mucha diferencia entre el "control médico" y el "control glucémico."  El "control metabólico" es idéntico al "control glucémico," en tanto que los dos significan glucemia normal o fisiológica de 71 — 99 mg/dL.

Con un óptimo control metabólico crónico o consistente, es decir, valores de GS idénticos o muy parecidos a los de una persona que no tiene ningún tipo de DM, los riesgos son mínimos o no existentes.

En cambio, el control médico rarísimas veces intenta establecer el control metabólico.  El control médico tiende a no ser personalizado, acertado, informado o actualizado.  Aboga un control estándar para todas las personas afectadas.  El elemento de "control" se refiere a mantener los niveles de GS en un valor de hemoglobina glucosilada (Hba1c%) de 6.5% ó menos.  Este valor es equivalente a una glucemia capilar de 140 — 154 mg/dL.  Aun esta meta elevada estándar raras veces se logra; el promedio realizado en la "vida real" es superior a estos valores..

El control metabólico depende, en su mayoría, de la persona con DM, quien tiene la responsabilidad de articular su meta glucémica, personalizarla y realizarla.  El óptimo control glucémico de la condición reduce importantemente los riesgos frecuentemente asociados con el subóptimo control glucémico en la DM.  Un óptimo control metabólico se refleja en valores glucémicos de 70 - 99 mg/dL ó en un valor de hemoglobina glucosilada de 4% — 5.2%.

PREGUNTA:  ¿Tiene la DM un tratamiento definitivo, es decir, una cura total?  O ¿es más bien una condición sin cura que sólo requiere cuidados y atención permanente?

RESPUESTA:  La DM tiene un tratamiento definitivo que consiste en la normalización de niveles de GS a través de la presencia de suficiente insulina en el cuerpo en todo momento.  Esta atención al tratamiento de parte de la persona afectada tiene que ser permanente porque no existe cura para la DM.

El autotratamiento de la DM se considera un control glucémico, no una cura.  La educación en la DM y el conocimiento individual del funcionamiento y los requisitos de su cuerpo permiten un óptimo control.  Llevar este control requiere de mucha atención y esfuerzo.  No es fácil ni decidido una vez para siempre.

Las decisiones diarias necesarias para lograr el óptimo control de la hiperglucemia diabética se tienen que tomar por la persona afectada; la DM es sin excepción una condición de autocontrol y automanejo..

PREGUNTA:  ¿Cuál es el avance más novedoso en el tratamiento de la DM?

RESPUESTA:  El avance más notable e importante en nuestro concepto de en qué consiste el tratamiento de la DM, tipo 1 y tipo 2 y tipo gestacional.  Este avance fue posible como consecuencia de 2 estudios en 1993 en los EE.UU. y 1998 en Inglaterra.  Cada uno duró más de 10 años y nos dió a nosotros que trabajamos en el campo de la DM y también a las personas afectadas por la DM, información vital que desconocíamos acerca de la importancia de la glucemia en la producción de las complicaciones diabéticas.

Debido a estos estudios, sabemos con certeza que mientras más "normales" los valores de GS, menos problemas, menos complicaciones diabéticas, menor enfermedad, menor acortación de la vida, mayor conservación de la calidad de vida de los que viven con DM.

Esto, en su turno, sugiere que al enseñar a la persona con DM a manejar la DM con metas glucémicas específicas o normales o muy cerca de las normales (71 — 99 mg/dL), somos capaces realmente de "tratar" y "autotratar" la DM.  Muchos avances tecnológicos y científicos han facilitado enormemente el logro de la glucemia normal o casi normal.

Estos avances incluyen los análogos (lispro, glulisina, aspart, deglutec, glargina, detemir) de insulina que funcionan más rápida y predeciblemente, monitores continuos de la GS, reducción del tiempo necesario para medir la GS a un uniforme 5 segundos, la presencia del internet para acceso gratuito a una cantidad enorme de conocimiento relevante, la disponibilidad de tabletas de glucosa.

Al enseñar las técnicas que permiten valores "normales" de GS, estamos entregando un tratamiento REAL y más oportuno que antes de la hiperglucemia diabética.  Previamente, el esfuerzo profesional de tratar los síntomas y las complicaciones de la condición era más intenso que la educación diabetológica necesaria para que la persona con DM autotratara la condición para evitar o minimizar las complicaciones.

Los modos de mantener un tipo de control glucémico ideal no son muy complicados, si la persona entiende el rol de la educación diabetológica, el plan de alimentación, el uso de la actividad física y los medicamentos relevantes.

No hay avances "mágicos" o tecnológicos que permitan realizar ese control...sino que es con aprendizaje, educación, experiencia personal, autotratamiento, disciplina, esfuerzo y colaboración con el equipo de la salud que se logra, evitando o minimizando las complicaciones tardías de la DM, que son los aspectos verdaderamente negativas de la condición.

PREGUNTA¿Qué se puede realizar para no tener problemas con la disfunción erectíl?  ¿Existe algún medicamento que se pueda tomar para curarla?

RESPUESTA:  Hay dos causas principales de la disfunción erectíl.  Una es neurológica y la otra es psicológica.  La DM y los estreses físicos y psicológicos que la acompañan pueden afectar, agravar o provocar las dos causas.

La prevención es más factible que la cura.  Lo que se puede hacer para reducir el riesgo de llegar a tener la disfunción erectíl es mantener niveles de GS lo más cerca posible de lo normal (71 — 99 mg/dL).  Esta estrategia requiere de un óptimo control no sólo para hoy, sino a través de los años que una persona vive con la DM.

Mantener los niveles óptimos de GS implica una educación diabetológica que facilite una alimentación adecuada y un nivel idóneo de actividad física.  Una dosis correcta de insulina o de pastillas antihiperglucemiantes mientras que éstas funcionen también es necesaria.  Lo que incentiva un óptimo control de la GS va cambiando con los años.  La alimentación, la actividad física y la dosis de insulina o de pastillas antidiabéticas requieren de modificaciones periódicamente.

Sí existen varios medicamentos (Cialis/tadalafil, Levitra/vardenafil, Stendra/avanafil, Viagra/sildenafil) que pueden ser útiles en el tratamiento de disfunción erectíl causada por daños a los nervios y capilares; su uso es menos eficaz en la disfunción erectíl causada por factores psicológicos.  Hay versiones genéricas de todos estos medicamentos menos Stendra.  Hay personas con DM para las cuales estos medicamentos no son recomendables, porque hay posibilidades de efectos secundarios negativos.

PREGUNTA:  A pesar de que mi doctora me dice que no hay problema, tengo dudas con respecto a la DM y el embarazo.  Mi esposo y yo ya queremos encargar bebé.  ¿Estaría eso bien?  Cumplo 5 meses de mantener mi glucosa en el rango normal.  ¿Sería conveniente iniciar un embarazo?

RESPUESTA:  Para una mujer que vive con DM que quiere embarazarse, se recomiendan 6 meses de control excelente (70 — 99 mg/dL) y una HbA1c% de menos de 5.5%, lo cual requiere de mucho esfuerzo y frecuentes pruebas caseras de GS.

La definición de glucemia "normal" varía.  Si se refiere a niveles de glucemia encontrados en las personas que no tiene ningún tipo de DM, se considera normal una glucemia de entre 71 y 99 mg/dL.

Durante los 6 meses previos al embarazo, también se recomienda una dosis diaria de ácido fólico de 400 microgramos. 

Durante el embarazo mismo, el control tiene que ser aún más cuidadoso, ya que la hiperglucemia, la hipoglucemia y la cetoacidosis pueden afectar no sólo a la mujer embarazada sino también al bebé.  Un/a Educador/a en Diabetes puede ampliar su educación diabetológica referente al embarazo y lo necesario para tener un bebé sano.  Una referencia útil en este proceso es la Dra. Rosa Elena Yáñez Morales, quien tiene DM1.  Ella comparte los detalles del embarazo y el parto de su hija sana.

PREGUNTA:  ¿Cuáles son los análisis de laboratorio que debo tener y revisar como persona que vive con DM?

RESPUESTA:  En la tabla a continuación, se enumeran los cuidados generales recomendados para las personas que viven con DM.  Se pueden agregar los temas de interés personal e imprimir la tabla para llevar a la consulta con el/la médico/a o Educador/a en Diabetes.

Para las personas con DM Meta
Mi
Resultado
Cada consulta médica y educativa recomendada meta Fecha

Revisar niveles de glucemia

     - en ayunas
     - antes de los alimentos
     - postprandial (75 minutos)
     - al acostarse

- 71 - 99 mg/dL
- 71 - 99 mg/dL
- 71 - 99 mg/dL
- 71 - 99 mg/dL
. .
Checar presión arterial menos de 120 / 80
. .
Revisar plan de alimentación . . .
Revisar actividad física . . .
Checar peso corporal . . .
Hiperglucemia frecuente o crónica?



Demasiada hipoglucemia?



Prepararse para el embarazo?


Disfunción erectil?


Comentar y resolver dudas/preguntas . . .
Cada 3 - 4 meses
     
Hemoglobina glucosilada (HbA1c%) menos de 5.5%
embarazo: menos de 5.2%
. .
Comentar y resolver dudas/preguntas . . .
Cada año
     
Examen físico . . .
Examen completo de pies . . .
Examen de ojos con dilatación de la retina
. . .
Prueba de microalbuminuria menos de 30 mg en 24 horas . .
Nivel de vitamina D3 aproximadamente 50 ng/dL


Nivel de vitamina B12 si usa metformina Rango "normal"

Prueba de lípidos
     LDL
     HDL

- menos de 150 mg/dL
- más de 45 - 60 mg/dL
   
Nivel de triglicéridos menos de 150 mg/dL . .
Vacuna anual contra la influenza (otoño) . . .
Comentar y resolver dudas/preguntas

. . .
A consultar con el/la médico/a
     

Educación diabetológica
. . .
Técnicas para dejar de fumar . . .
Técnica para inyección indolora



Síntomas nuevos o atípicos . . .
Nuevas terapias o nuevos medicamentos . . .
Comentar y resolver dudas/preguntas

. . .

PREGUNTA:  Tengo 37 años y me diagnosticaron DM2 hace 24 meses.  Me controlaba con glibenclamida, pero por cuestiones de trabajo en los últimos 3 meses me desordené en el tratamiento y ahora estoy descompensada.  Tengo cetonas en orina y mi médico dice que tengo que iniciar con insulina.  Tengo miedo.  Me dice que es sólo mientras tomo de nuevo el control y que después regresaré a los hipoglucemiantes orales.  Pero ¿si no?

RESPUESTA:  El propósito de todo "tratamiento" de la DM2 es idéntico al de todo "tratamiento" de la DM1 y la DMgestacional.  Ese propósito es NORMALIZAR lo más posible los niveles de glucosa en sangre.  Lo "normal" para las personas que no tienen ningún tipo de DM es entre 71 mg/dL y 99 mg/dL.

Informada de lo "normal" y de las consecuencias negativas serias a mediano y largo plazos, la persona afectada por la DM es quien tiene que decidir sus propias metas glucémicas. 

Las pastillas antihiperglucemiantes de la clase de sulfonilureas, como la glibenclamida, funcionan sólo mientras que haya células Beta pancreáticas funcionales que producen insulina.  Sólo el 50% ó menos de esas células existen al diagnóstico de DM2.  Progresivamente mueren por sobretrabajo, hasta que no haya suficientes para que las sulfonilureas puedan estimular la liberación de insulina.

La presencia de cetonas en la orina cuando la persona con DM no está enferma físicamente o sufriendo enormes estreses físicos o psicológicos, la presencia de hiperglucemia persistente, a pesar de estar tomando las pastillas, la pérdida descontrolada de peso corporal, la presencia de hipertrigliceridemia a pesar de estar tomando las pastillas, podrán indicar una DM que, a corto plazo requiere de la insulina para su óptimo tratamiento.

Frecuentemente, la DM2 está presente en el cuerpo 6 — 10 años antes del diagnóstico oficial.  En ese lapso, la hiperglucemia diabética causa daños frecuentemente irreversibles y pone mucho estrés sobre el páncreas.

Hay situaciones como las mencionadas arriba que obligan insulinoterapia para un grado de normalización aceptable de la glucemia.  La insulina ofrece una alternativa saludable y eficaz.  Los mitos y las creencias falsas acerca de la insulinoterapia a veces forman una resistencia a su uso...pero si la meta es evitar las complicaciones tardías (nefropatía, neuropatía, retinopatía, muerte prematura, etcétera), la insulina es la opción que vale la pena.

Si la insulina cumple los requisitos de normalizar la hiperglucemia diabética mejor que las pastillas antidiabéticas, la insulina es entonces el tratamiento preferido.  Puedo decidir tomarlo en cuenta o no.  El tratamiento que sirve para ayudarle a normalizar los niveles de glucosa en sangre es el tratamiento apropiado e indicado.

Permitirle evitar las complicaciones diabéticas desagradables podría ser el motivo admirable de su médico.

PREGUNTA:  Me gusta de siempre hacer ejercicio, pero un médico me sugirió que antes de realizarlo, desayunara algo ligero.  Siempre lo he hecho en ayunas y corro aproximadamente una hora.  He sido delgada casi siempre; mido 1.52 metros y peso actualmente 52 kilos.  Me dice el médico que es de riesgo para la alza de azúcar si no ingiero alimentos antes de realizar el ejercicio.  Siempre me acostumbré a hacerlo así.  Sin embargo, ahora siento que me canso pronto.  ¿Qué es lo recomendado?

RESPUESTA:   Usted no indica si usa la insulina para el control de la glucemia, ni si tiene DM1 ó DM2.  En general, si usa la insulina rápida o ultrarrápida y se inyecta antes de correr y sin desayunar, sí habría riesgo de hipoglucemia.  Si no usa la insulina ni las pastillas antidiabéticas (lo cual querría decir que tiene DM2 en las más tempranas etapas), correr sin desayunar probablemente no causaría la hipoglucemia...PERO puede haber excepciones, pues cada cuerpo es diferente.

Si la persona con DM usa las pastillas antidiabéticas como terapia única, dependiendo de cuál o cuáles, se podría decir que sí podría haber riesgo de hipoglucemia (es decir, una baja de glucosa sanguínea, NO una alza de la misma, que sería hiperglucemia).  Sin saber los resultados del automonitoreo sanguíneo, no es posible saber con exactitud si en la(s) siguiente(s) hora(s) haya posibilidad concreta de hipoglucemia o no.

Por otro lado, correr una hora en ayunas, como siempre lo hacía, sin problemas de hipoglucemia podría indicar que los niveles de GS están elevados y, de igual forma, sería importante saber lo que el medidor de glucosa indica para evluar por cuánto está elevada...pues el ejercicio con muy altos niveles de GS puede provocar problemas, sobre todo en las venitas de los ojos. 

¿Qué hacer?  Tres recomendaciones:

1)  Utilizar el medidor casero de GS para verificar y anotar los niveles de GS antes, a mediados y después del ejercicio durante una semana entera.  Su uso permitirá que usted vea los patrones de su glucemia y decida con datos y tranquilidad cuándo y cuánto es necesario comer. 

2)  Llevar un tubito de tabletas de glucosa cuando haga ejercicio y salga a correr, si las medidas glucémicas tomadas durante la semana de prueba indican la cualquier presencia de hipoglucemia de menos de 65 mg/dL.

3)  Si posible, hacer la actividad física con otra persona y ayudarle a comprender lo básico de la DM, para que le pudiera asistir si algún día fuera necesario.

PREGUNTADeseo saber si el café sin azúcar afecta a la persona con diabetes mellitus.

RESPUESTA:   Aproximadamente el 13.7% de la población mexicana de 131,500,000 personas (2022) tiene DM.  Es probable que un gran porcentaje de estas personas adultas tomen café.   Así, es útil saber sus efectos en las personas mexicanas que viven con DM.

El café contiene cafeína.  La cafeína se encuentra en varias bebidas cafeinadas (Coca-Cola, Red Bull, Pepsi negro, etcétera), algunos alimentos (el chocolate) y en algunos medicamentos (la Cafeaspirina).

La cafeína es la droga más utilizada en todo el mundo y es adictiva.  Si una persona de repente deja completamente el café acostumbrado, es probable que temporalmente tenga un dolor de cabeza, hasta que se disminuya y desaparezca la adicción, que es menos fuerte que la causada por drogas más fuertes como el alcohol y la nicotina.

La cafeína reduce la sensibilidad del cuerpo a la insulina, así causando que suba anormalmente el nivel de GS.  En cuanto a la DM y la normalización de la GS, hay que recordar que si se agrega azúcar o leche al café, éstos tienen calorías y por eso afectan directamente los niveles de glucemia.  La Splenda líquida, el único edulcorante artificial puro, no tiene calorías.  Usarla es igual que tomar el café sin azúcar y leche.

Este efecto hiperglucemiante viene porque la cafeína aumenta los efectos de dos hormonas, la adrenalina y el glucagon, que también reducen la sensibilidad corporal a la insulina.

Estas hormonas propician la salida de glucosa almacenada en el hígado en la forma de glucógeno...y esta glucosa adicional resulta en elevaciones mínimas o grandes de azúcar en la sangre.  El grado de la subida varía de persona en persona.

Para las personas que viven con DM2 pero que no utilizan insulina en su autocuidado, la cafeína en el café o la Coca-Cola cero provocan elevaciones anormales de GS cuando se tome antes, durante o después de los alimentos.  El grado de la subida varía de persona en persona y a veces de día en día.

Para algunas personas, tomar el café es menos problemático para el control de la GS cuando el café se tome en ayunas.

Otros estudios indican que la cafeína puede causar una subida significativa (5 — 10 puntos) de la tensión arterial.  Muchas personas que viven con DM2 sufren de hipertensión arterial.  En esos casos, cada persona con DM2 tendrá que decidir si tomar el café le conviene o no. 

Un máximo consumo total diario de 400 miligramos de cafeína se considera aceptable para la mayoría de personas, tengan o no la DM.  Sin embargo, si le conviene evitar el efecto de la cafeína sobre la GS y la presión arterial, la alternativa racional es limitar el consumo de cafeína a 200 miligramos diarios.  Esta cantidad de cafeína se encuentra en 2 tazas (240 mL cada una) de café preparado.

De hecho, no es recomendable que la mujer embarazada tome el café durante el embarazo.  La cafeína pasa de la mamá al feto.  Además, la cafeína se encuentra en la leche materna de las mujeres que toman café.

Un efecto no deseable del consumo de cafeína es que reduce la cantidad de hierro que el cuerpo pueda absorber.  Así, su uso no es recomendado para las personas que tengan cualquier grado de anemia.

La cafeína es diurética, lo cual quiere decir que la cantidad de orina producida es mayor a la cantidad de líquido tomado.  Así, es importante tomar suficiente líquido (que no sea café o refresco sin azúcar que contenga cafeína) cuando una persona toma mucho café.

Aparte de la cafeína, en el café hay aproximadamente 1000 compuestos químicos adicionales que se han identificado, y otros 2000 —- 3000 sustancias (!) todavía no identificadas.  Como resultado, no se sabe exactamente cómo la combinación de ellos afecte la GS.

Investigadores han descubierto que algunas de las sustancias en el café podrían ayudar a algunas personas a evitar o demorar la DM2.  Estas sustancias protectivas no se encuentran en el chocolate ni en otras bebidas cafeinadas sino más bien sólo en el café.

Algunos investigadores sugieren que las personas que viven con DM2 eliminen o reduzcan el café en su plan de alimentación.  El máximo recomendado es no más del equivalente de 4 tazas de café regular, por día.  Una taza de café preparado contiene de 80 a 175 miligramos de cafeína.  Cuatro tazas de café equivale a aproximadamente 400+ miligramos de cafeína.

Un máximo consumo diario de 400 miligramos de cafeína se considera aceptable para la mayoría de personas adultas.  Sin embargo, si una persona tiene DM2, puede ser racional limitar su consumo de cafeína a 200 miligramos diarios.  Esta cantidad de cafeína se encuentra en 2 tazas (240 mL cada una) de café preparado.

El café decafeinado ("Decaf") no contiene cafeína y así no debe afectar la GS ni la presión arterial.

En todo caso, es necesario recordar que el automonitoreo frecuente de la GS, con un medidor casero de GS o un monitor continuo de GS, es la mejor y casi única manera de evaluar el efecto del café u otro alimento sobre el control glucémico.

La siguiente tabla indica la cantidad de cafeína contenida en varios productos comunes:

PRODUCTO TAMAÑO DE PORCIÓN MILIGRAMOS DE CAFEÍNA
. . .
CAFÉ . .
De la olla 180 mL (6 oz.) 75 a 140
Filtrado por papel 180 mL (6 oz.) 110 a 180
Instantáneo 180 mL (6 oz.) 60 a 90
. . .
TE NEGRO . .
Débil  180 mL (6 oz.) 20 a 45
Fuerte 180 mL (6 oz.) 70 a 110
. . .
REFRESCOS (tipo cola) . .
Regular o light (sin azúcar) 355 mL (12 oz.) 6 a 38
. . .
PRODUCTOS DE COCOA . .
Leche con chocolate 225 mL (7.5 oz.) 2 a 7
Barra de chocolate oscuro 56 grams (2 oz.) 40 a 50
Barra de chocolate de leche  56 grams (2 oz.) 3 a 20

Fuentes:
Diabetes Care.  (2004).  27, 2047-2048.
Public Health Nutritionists, Toronto, Canadá, Department of Public Health. (1991).

PREGUNTA:  Soy mujer resistente a la insulina.  Me encanta hacer "spinning," pero sólo tengo tiempo dos días a la semana.  A veces me siento muy cansada 2 ó 3 horas después del ejercicio.  ¿Debo cambiar de ejercicio?  No puedo ejercitarme todos los días.

RESPUESTA:  Antes de abandonar una actividad física que le gusta y que probablemente será útil en el control de la GS y consecuentemente en la prevención de complicaciones diabéticas que son peores que el cansancio temporal...¿por qué no checa la GS con el medidor casero de glucosa?

Monitoreando la GS durante dos semanas, antes de empezar el spinning, una vez en medio del tiempo de ejercicio, inmediatamente después del mismo, una ó dos horas después de terminar el ejercicio, y siempre y cuando sienta el cansancio mencionado...le dará una comprensión completa de la causa y desarrollo del cansancio.

Las mediciones anotadas en una hoja enseñarán el patrón semanal de su glucosa en sangre.  Podrá ver si la actividad física bajó el azúcar demasiado, causando hipoglucemia de menos de 65 mg/dL y por eso sentía cansancio.  Si es así, es cuestión solamente de utilizar tabletas de glucosa para normalizar la glucemia y eliminar el cansancio. 

En caso de hipoglucemia, es fácil que cualquier forma de actividad física (correr, por ejemplo) causaría la misma bajada que el spinning, así que cambiando de actividad no es la solución al problema del cansancio.  El medidor casero de glucosa es una guía confiable.

Claro, el medidor podría bien indicar que el azúcar está anormalmente elevada más allá de lo seguro (aprox. 99 mg/dL), y la hiperglucemia también puede provocar el cansancio físico y mental.  También es esencial normalizar la hiperglucemia diabética antes de hacer el ejercicio físico.

El medidor casero de GS es la mejor autoridad para indicar lo que pasa con respecto a la glucemia diabética, que finalmente afecta prácticamente todos los otros sistemas corporales.

Poco a poco una persona con resistencia a la insulina va conociendo su cuerpo y la respuesta que éste tiene a la comida, la actividad física, el medicamento.  Una vez que se aprenda eso, será más fácil responder adecuadamente a las variaciones en los niveles de GS que conllevan el comer, el hacer actividad física, los medicamentos, el estar agripada y otros factores estresantes.

PREGUNTA:  A mi mamá el dia de hoy le dieron sus resultados en el laboratorio y salió que tiene DM.  Tenía más de 400 mg/dL de azúcar.  ¿Qué tan grave es esto?

RESPUESTA:   Cada 3 minutos, en algún lugar en el mundo, una persona recibe el diagnóstico de DM2.  El diagnóstico de DM2 requiere que el nivel de glucosa en la sangre, en ayunas, sea más de 125 mg/dL, en dos ocasiones diferentes.  También se pueden utilizar un nivel de GS casual o postprandial de más de 200 mg/dL.  La manera más común de hacer el diagnóstico es con la hemoglobina glucosilada (HbA1c%)

Lo importante es que la GS no se quede en esos niveles anormales, sino que la persona afectada aprenda a manejar la GS de tal forma que tenga un normal u óptimo control de la glucemia.  Lo normal es entre 71 y 99 mg/dL.

En la DM2, la alimentación correcta es el pilar del tratamiento de la hiperglucemia diabética.  Los carbohidratos suben la GS fácil y rápidamente a 400 mg/dL.  Por eso, no forman parte de una alimentación diabética sana. 

La DM no correctamente tratada es mucho más grave y peligrosa que la tratada de una manera adecuada.

PREGUNTA:  Mi esposa es insulinodependiente.  Recientemente comenzaron a dormírsele algunos dedos de sus pies.  Le recetaron Neurontín cada 12 horas, pero no ha sentido mejora alguna.  No tiene dolor ni ardor.  Sólo siente esas cosquillitas típicas de cuando alguna parte del cuerpo se duerme.  Le dijeron que es por las zapatillas y que debe hacerse zapato especial y que igual ya nunca más podrá usar zapatillas.  ¿Es cierto?

RESPUESTA:  Sin hacer el examen físico, no se puede saber con certeza, pero bien podría ser la neuropatía diabética periférica, una complicación tardía de la hiperglucemia diabética crónica.  Este tipo de neuropatía normalmente es simétrica, es decir, se presenta en los dos pies.  La causa de la neuropatía diabética periférica simétrica es la hiperglucemia crónica.  Las zapatillas no tienen nada que ver con el desarrollo a mediano y largo plazos de esta neuropatía diabética.

Sin embargo, los zapatos pueden ser importantes en la reducción del riesgo de herida o cortadas en el pie, así evitando la infección peligrosa en las personas con neuropatía diabética.  Lo primero es hacer uso del medidor casero de GS para poco a poco normalizar la glucosa sanguínea...este paso no da alivio inmediato y hasta la incomodidad y el dolor pueden epeorarse durante la normalización glucémica.  Después de 10 — 12 meses de GS normal (71 — 99 mg/dL), los nervios tal vez hayan recuperado su normalidad de función.

Ir con un/a médico/a neurólogo, con conocimientos y experiencia en el cuidado de la neuropatía diabética, es algo urgente.  El cuidado de los pies es crítico para las personas que viven con DM y el elemento central en tal cuidado es el control glucémico mediante una alimentación correcta, sin carbohidratos concentrados.

PREGUNTA:  Al momento de inyectarme la insulina en el muslo, jalo el émbolo para checar que no salga sangre por la jeringa.  Pero al sacarla se me viene mucha sangre.  ¿Es normal?  Cuando se mete poquita sangre en la insulina que me voy a inyectar ¿qué hago?  ¿Tengo que deshechar esa dosis?  Ahora que me inyecto en el abdomen, siento que los piquetes y la solución me duelen mucho.  Los brazos los siento duritos, al igual que los muslos.  ¿Asì debe ser?

RESPUESTA:  Sucede a veces que salga sangre cuando se quita la jeringa del cuerpo.  Varios factores podrán influir en la salida de sangre del sitio de la inyección. 

Después de inyectar la insulina, podrá dejar la aguja dentro de la grasa subcutánea y contar a 10, lentamente.  Eso permite la insulina absorberse bien, así reduciendo la presión subcutánea causada por la inyección de una cantidad (volumen) mediana o grande de insulina.  La inyección de 1 — 2 unidades de insulina no produce gran presión subcutánea y por eso es más dificícil que salga sangre postinyección.

También puede influir la fuerza con la cual la persona con DM aprieta la grasa subcutánea para meter la jeringa.  En realidad, no es necesario agarrar, aprietar o levantar la grasa subcutánea para la inyección de insulina.  Las agujas cortas de 8 mm no representan peligro de alcanzar el músculo.

La sangre capilar que resulta de una inyección y que se queda por debajo de la piel) puede causar un moretón.  Pero no es dañina ni peligrosa.  La sangre de las personas con DM que toman una aspirina (de entre 81 y 325 miligramos) u otro anticoagulante a diario, porque han tenido un infarto o seria enfermedad cardiovascular, puede salir fácilmente después de una inyección o producir un moretón subcutáneo debido a la fluidez aumentada de su sangre.

Hoy en día, las jeringas de insulina frecuentemente usa una aguja corta (8 mm).  Estas no son suficientemente largas para poder entrar en venas o arterias importantes.  Así, no es necesario jalar el émbolo una vez que la jeringa esté metida subcutánteamente en la grasa corporal.

Si un poco de sangre se mete en la jeringa antes de la inyección de la insulina, no es nada serio.

La rotación de sitios de inyección cada 4 — 6 semanas reduce o previene el desarrollo de sitios que se endurecen y por eso resultan inutilizables para la inyección de insulina.  La cicatrización causada por repetidas inyecciones en el mismo sitio crean áreas duras.  Estas áreas duras no desaparecerán con el tiempo y la inyección de insulina en ellas no está recomendada.  La insulina inyectada en cicatrices no se absorbe bien ni predeciblemente.  La falta de absorción dificulta o imposibilita el control de la GS.

Para aliviar el dolor de la inyección podrá revisar la técnica de inyección indolora.

PREGUNTA:  Se supone que el plátano no es recomendable para los que tienen DM.  Pero es una fruta que contiene mucha fibra soluble.  Es un almidón y no contiene cáscara comestible.  Dicen que ayuda a bajar los niveles de colesterol.  Por supuesto, contiene fructosa, cuya absorción es menos rápida.  Si tiene tanta fibra ¿ayudaría a bajar los niveles de GS?  ¿Cómo sé si se debe consumir o no?

RESPUESTA:  El plátano macho y el plátano dulce o de Tabasco tienen casi las mismas calorías.  Los dos son frutas y los dos contienen mucho carbohidrato (CHO), lo cual eleva la glucemia a niveles anormales, imposibilitando la normalización de la GS diabética. 

En cualquier caso, DM1 ó DM2, la alimentación es el pilar de autotratamiento diabético.  El plátano no forma parte de esta alimentación.

PREGUNTA:  Tengo 25 años de edad y tengo DM1.  Quiero saber si es cierto o qué tan cierto es que por un susto o una emoción fuerte se te pueden subir los niveles de glucosa.

RESPUESTA:  Es cierto y comprobado que el estrés sube los niveles de glucemia.  Cuando nos asusta algo o tenemos emociones muy fuertes, se produce una cantidad de adrenalina o epinefrina, el otro nombre para la misma adrenalina.  El estrés crónico también eleva los niveles de cortisol.

La adrenalina es hormona de "fight or flight" ("lucha o huida"), cuyo propósito es asegurar que tengamos la energía (es decir, la glucosa) necesaria para luchar o huir y así asegurarnos la supervivencia.  Porque en tales situaciones, el cuerpo necesita de toda la energía posible para luchar a un agresor o huir corriendo, lo menos indicado o conveniente sería una hipoglucemia. 

En efecto, la adrenalina eleva los niveles de GS a través de su acción anti-insulina (es decir, reduce la producción de insulina y hace el cuerpo menos sensible a la insulina que esté presente).

Sin embargo, la investigación reciente ha comprobado que este efecto del estrés funciona únicamente en el período prandial y postprandial.  En ayunas, el estrés que sea no tiene el efecto de elevar los niveles de GS.  Así, el estrés sí puede subir los niveles de GS en el período prandial o postprandial, es decir, al comer o después de comer, pero en ayunas el estrés NO causa una elevación de la GS en las personas con DM1.

Así, no es exactamente el susto en sí sino la adrenalina y el cortisol producidos por el susto que eleve la glucemia.  Hay otras hormonas involucradas en este proceso...y ellas también limitan la función de la insulina con la elevación consecuente de la glucemia.

Vale la pena notar que estas hormonas también podrán estar elevadas durante una enfermedad, cirugía, estrés, ansiedad crónica...lo cual causa el mismo efecto (elevación de la glucemia).  Por eso, se recomienda que se monitoréen los niveles de glucosa más frecuentemente bajo tales circunstancias.

Vale decir que el susto puede elevar la glucemia, pero NO causa la DM.

PREGUNTA:  Tengo DM desde hace 16 meses.  Está controlada.  Estoy embarazada; tengo 13 semanas de embarazo y no me puedo controlar mis glucosas y me preocupa mucho por el bebé.  Estuve pensando en un aborto pero mi médico se negó a hacérmelo.  Manejo la glucosa en 159 — 200 mg/dL y no me baja y esto es desde que estoy embarazada.  Ahora me inyecto insulina NPH, 4 unidades en la mañana y 2 en la tarde, pero de todos modos no logro bajar la glucosa.  Mi dieta es de 1200 calorias...y con los antojos, luego no puedo.  Estoy muy preocupada por todo lo que se dice de un embarazo con DM.

RESPUESTA:  Tiene toda la razón por estar preocupada...ahora lo lógico es educarse para poder normalizar la GS.  Es crítico que aprenda a automanejar la GS, utilizando un régimen intensivo de insulinas prandial y basal.  Una HbA1c% cada mes a través del embarazo indicará el avance de su educación y su competencia en el autotratamiento para normalizar la GS.

Hay que buscar a un/a endocrinólogo/a o a un/a Educador/a en Diabetes que le enseñe las técnicas modernas de utilizar las insulina.  La NPH no tiene lugar en el tratamiento de la DM2 ni de la DMgestacional.

La hiperglucemia repetida durante las 13 semanas indican claramente que la insulin y/o las dosis de insulina no están produciendo los resultados necesarios.  La misma hiperglucemia sugiere que su alimentación contiene demasiados carbohidratos y posiblemente una deficiencia de proteínas y grasas esenciales.

El/La Educador/a en Diabetes debería poder ayudarle con un plan de alimentación adecuado para dos personas.  El feto también necesita calorías que vienen de proteínas y grasas esenciales.  Con sólo 1200 calorías, apenas las hay para usted.

Será necesario aprender a proporcionar a su cuerpo la dosis de insulinas que necesita para mantener la normoglucemia (71 — 99 mg/dL)  En el primer trimestre la meta glucémica cambia a 71 — 90 mg/dL.

Hacer diario una actividad física contribuye a su automanejo de la GS.  Una/Un ginecóloga/o con experiencia e interés en atender a la mujer embarazada que tiene DM sería ideal.

PREGUNTA:  Tengo DM1 desde hace mes y medio.  Mi mamá me llevó con un homeópata que dice que me la puede controlar y hacer que ya no me inyecte insulina.  Por supuesto que es algo que yo anhelo, pero no sé si confiar.  A mí me recetó unas gotitas y no me las he tomado, pues tengo miedo que vayan a tener efectos secundarios.  Si alguien conoce de esto ¿me puede decir si sería buena idea o no intentarle?

RESPUESTA:  La DM1 es incurable.  La falta de producción de insulina en la persona que tiene DM1 la obliga a inyectar la insulina, sin la cual no hay vida.  No hay sustitutos de la insulina.

Es probable que todavía tenga unas cuantas células Beta pancreáticas que producen una pequeña cantidad de insulina endógena (es decir, natural, hecha en su propio cuerpo).  El uso de las dosis y los tipos correctos de insulina durante esta llamada "luna de miel" puede conservar esas células Beta. 

Hasta la fecha de hoy, nadie puede con honestidad ofrecer a una persona que tiene DM1 la eliminación de la insulina como requisito de su tratamiento.  El cuerpo la exige.  Por lo tanto, lo más lógico en este caso, como en todos los casos de la DM1, es acudir a una/un endocrinóloga/o con experiencia en el tratamiento de la DM1 ó un/a Educador/a en Diabetes para orientación médica.

La cetoacidosis diabética es un estado peligroso por ser a veces fatal.  Un/Una niño/niña recién diagnosticado/a está expuesto/a a mucho riesgo de la cetoacidosis sin la presencia de suficiente insulina.  Es vital medir la cetosis, es decir, la cantidad de cetonas en sangre y orina, durante este período en que no tenga acceso a la insulina inyectada.  La internación en el hospital es necesaria para curar la cetoacidosis. 

Por todas estas razones, es arriesgado demorar en la aplicación del tratamiento insulínico correcto de la DM1.

PREGUNTA:  ¿Yo tendré hipoglucemia?  A partir del día 27 del presente me dió un mareo que no se me ha quitado.  El día 29 del presente mi esposa, que es Químico Farmacéutico Biólogo (QFB) me tomó análisis y me comentó que había salido bien, pero que la glucosa me salió en 53 mg/dL.  Estuve comiendo dulces durante esos tres días, y continué con el mareo.  Fui al doctor el día 31 del presente y me sugirió que realizara 3 comidas fuertes diarias y tener colación entre ellas.  Pero continuo con dicho mareo.  El 3 del siguiente mes fui a ver a otro doctor y me comentó que este mareo era porque tenía un poco inflamado el oído derecho.  Me envió desinflamatorio y algo para el mareo.  Pero continúo igual.  ¿Puedo seguir haciendo deporté (triatlón)?   Tengo entendido que la hipoglucemia se controla.  ¿Esto es un proceso reversible?   O ¿de por vida me tendré que estar controlando?

RESPUESTA:  Usted no comenta si la glucosa de 53 mg/dL fue en ayunas o después de comer.  Si fue en ayunas, es baja pero no necesariamente de preocupación.  No comenta su peso ni su edad.  No comenta si tomó bebidas alcohólicas anteriores a esa glucosa de 53 mg/dL.  No comenta cuánto ejercicio físico había hecho anterior a ese análisis.  Todos esos factores, y unos cuantos más, afectan la glucemia.

La hipoglucemia responde más directamente a la presencia exagerada de insulina que a la falta de comida o dulces.  Así, es posible que haya algún imbalance metabólico responsable de la glucemia de 53 mg/dL. Sin embargo, hay probablemente más de 50 motivos de mareo, los cuales tienen que eliminarse con cuidado uno por uno hasta encontrar la(s) causa(s) más probable(s).  En eso un/a médico/a internista o endócrino/a le ayudará.

Todavía no hay diagnóstico del asunto.  Es arriesgado tratar cualquier condición sin saber cuál es la condición a tratar.

Lo único cierto es que una vez tuvo una hipoglucemia documentada de 53 mg/dL.  Habrá que medir la glucosa en sangre la próxima vez que tenga síntomas de la hipoglucemia, para confirmar que la hipoglucemia y los síntomas coincidan temporalmente.  Por último, puede utilizar las tabletas de glucosa para normalizar la hipoglucemia.  La única manera de saber si la(s) tableta(s) de glucosa resuelven la hipoglucemia es con el medidor casero de glucosa en sangre.

La hipoglucemia repetiva significa algo...pero exactamente qué significa aún no se sabe.  Hay que indagar y descubrir y diagnosticar.

Es muy improbable que su glucosa sanguínea no varíe durante el día y noche.  Así, es improbable que tenga hipoglucemia constantemente, acompañada de mareo constantemente.

El deporte, con mucho gasto de energía, es buen momento para usar el medidor casero de glucosa en sangre.  ¿El alto gasto de energía produce hipoglucemia medible en el medidor casero de glucosa?

En resumen, sugiero que encuentre a un internista o endocrinólogo de confianza para ayudarle a resolver sus preguntas.  Llevando a la consulta su récord de episodios de hipoglucemia a la consulta servirá para aclarar sus preguntas.

Si el mareo se quitó con el tratamiento de la infección del oido, la inflamación o infección pudo haberlo causado por lo menos en parte.  Así, resta el asunto de la hipoglucemia, que fue comprobada una sola vez, la cual no es suficiente para establecer el diagnóstico todavía desconocido.

PREGUNTA:  Tengo DM2 desde hace 6 años y he tomado los siguientes medicamentos en distintas dosis y momentos, prescritas por internistas o endocrinólogos: Euglucon, Bieuglucon, Glucovance, Novonor, Glucophage y Glucobay.  Hace un par de meses estuve registrando entre 200 y 250 mg/dL de glucosa en ayunas y decidí ver al internista, quien me dijo que ya los orales no me hacían efecto, y me cambió el esquema a 10 unidades de insulina intermedia NPH, más 8 mg de Avandia y metformina al día.  A mí francamente no me gustó nada la idea de la insulina.  ¿Debo luchar por conseguir que alguien me maneje bien con los medicamentos orales?  ¿Por qué ya el médico nuevo no quiso intentar con más orales?

RESPUESTA:  Sus datos concuerdan con los de la investigación scientífica que observa que en las personas con DM2, los antihiperglucemiantes orales dejan de tener el efecto deseado entre los 6 y 15 años después del inicio de su empleo.  En ayunas, 200-250 mg/dL definitivamente no es un control óptimo ni deseable.

Usted no indica en dónde andan esos valores ahora, con la insulina intermedia NPH, pero siempre el asunto es el mismo: ingeniar el tratamiento y el autotratamiento idóneos que le dén un control óptimo de la GS.

Una persona sin DM2 tiene valores en su mayoría entre 71 y 99 mg/dL, con realmente poca variación.  Aunque es difícil que una persona con DM1 ó DM2 consiga esos valores constantemente, es posible.  Quien tiene que decidir si vale la pena es la persona afectada.  A fin de cuentas la persona que tiene que luchar para normalizar la GS es la persona con DM, ya que la actividad física, la comida, el peso y los medicamentos (pastillas o insulinas) influyen en el valor de la GS.

Una manera fácil de averiguar la eficacidad de su tratamiento y el éxito o fracaso de nuevos o diferentes "tratamientos" es realizar una prueba HbA1c%, que se hace en cualquier laboratorio.  Esa prueba indica el promedio del control por los últimos 2 - 3 meses, y si el resultado está en menos de 5.2%, indica éxito.

Puesto que el cuerpo no fue diseñado para funcionar con niveles de GS de 200 ó 250 mg/dL, hay consecuencias serias del descontrol...y muchas de esas consequencias a largo plazo (retinopatía, nefropatía, neuropatía, enfermedad cardiovascular y otras) no son reversibles.

Posiblemente su internista piensa bien cuando receta el tratamiento que con más probabilidad va a funcionar para lograr algún control de su GS.  La insulina NPH se usa sólo en casos específicos.  Un régimen de insulina basal con insulina rápida o ultrarrápida prandial es más frecuente hoy en día. 

El "control" de la GS es más seguro o garantizado con uslas insulinas.

Con los años de uso, los antidiabéticos orales dejan de funcionar.  Puede pasar porque el número de las células Beta pancreáticas funcionales va reduciéndose.  Puede pasar por la resistencia corporal a la insulina va aumentándose.  Puede pasar porque las sulfonilureas agotan la capacidad de las células Beta pancreáticas de sobrevivir la carga adicional de trabajo hipoglucemiante.

De otro lado más de acuerdo con su deseo de utilizar los antidiabéticos orales, unas investigaciones recientes han visto que después de un descanso, sin pastillas orales, éstas vuelven a funcionar otra vez para estimular la producción de insulina.

PREGUNTA:  Mi hijo ha tenido sus niveles de glucosa dentro de lo normal, incluso a las 3 de la mañana la trae a 77 mg/dL y en la mañana amanece con 114 mg/dL.  Desayuna y a las 2 horas la trae a 224 mg/dL.  ¿Por qué, si la dosis de insulina que se le aplica en el desayuno es la correcta?

RESPUESTA:  La dosis preprandial de insulina para el desayuno tiene que ser la "correcta" específicamente para el desayuno que luego va a comer.  Si el desayuno varía de día en día, la dosis preprandial de insulina suficiente también tiene que variar de día en día.

En este caso, el resultado de 224 mg/dL confirma que la cantidad de carbohidratos en el desayuno no correspondía a la dosis de insulina inyectada.

Normalmente, hay que esperar como una hora después de la inyección preprandial para empezar a comer cuando la GS está ya normalizada.  Eso da tiempo para que la insulina empiece a bajar la GS.  Si empezó a desayunar con 114 mg/dL, se puede pensar que su desayuno le subió la GS 110 mg/dL, lo que corresponde a aproximadamente 10 gramos de carbohidrato (dependiendo de su peso).

El hecho de que su hijo tenía 77 mg/dL a las 3 a.m., pero 114 mg/dL al despertarse, sugiere que la dosis de insulina antes de acostarse estaba bien, pero que esa dosis de insulina no duró toda la noche, sino que desaparecía en la madrugada y naturalmente la GS empezaba a subir.  El efecto hipoglucemiante de la mayoría de las insulinas prandiales y basales no dura 8 horas.  La excepción es la insulin Tresiba/degludec, que típicamente dura más de 12 horas.

Es posible que el "Fenómeno del Alba" haya acelerado la subida glucémica después de que se levantó su hijo.  Este fenómeno depura la insulina circulante en las primeras horas después de levantarse de la cama, en algunas personas sin DM, con DM1 y con DM1.

La subida matutina de la glucemia, antes y después del desayuno, es un problema común.  Entre las personas afectadas por el "Fenómeno del Alba," es entre las 4 y 8 de la mañana que la hormona de crecimiento está siendo segregada en cantidad.  Esta hormona contrarregula o minimiza el efecto de la insulina, lo cual causa una subida de la GS.

En ese mismo horario, el hígado depura insulina de la corriente sanguínea con más rapidez que en otro horario.  La depuración de insulina también causa una subida de la GS.

Por estos hechos, algunas personas reportan que los niveles de GS son más altos en las primeras horas después de levantarse en la mañana (aun si no han desayunado nada) que cuando se acostaron la noche anterior. 

Dicho de otra manera, el efecto de la insulina normalmente es más fuerte en la tarde que en la mañana.  En la mañana, la hormona de crecimiento funciona para suprimir la función de la insulina, que es una hormona de almacenaje, no de crecimiento.

Así, aun estando presente la insulina en la dosis "correcta" no es suficiente para normalizar la GS perfectamente.  Además, la dosis correcta es difícil de evaluar porque la secreción de la hormona de crecimiento es variable...algunos días mucha y otros no.

Normalmente, la insulina rápida o ultrarrápida de la dosis matutina habitual es para cubrir los 0 — 6 gramos de carbohidrato previstos para el desayuno que permite mantener la normoglucemia.  Si el efecto de esta insulina está un poco o por mucho suprimido por la hormona de crecimiento, el desayuno normal sube la GS desmedidamente.

Hay respuestas adecuadas a esta subida matutina de GS.  Una respuesta es inyectarse la insulina matutina prandial, pero no empezar a desayunar hasta que el medidor de glucosa indique normoglucemia.  Otra respuesta es aumentar la dosis de insulina rápida o ultrarrápida matutina, según el nivel de GS al levantarse y según la hora de levantarse.  Es muy diferente levantarse a las 5 a.m. que a las 10 a.m.  Otros prefieren incluir cero carbohidratos en el desayuno.  Otra medida preventiva que utilizan las personas con DM que saben con certeza que le afecta el Fenómeno del Alba, es tomar 1 unidad de insulina Regular al levantarse y luego más tarde inyectar la dosis matutina preprandial.

En realidad lo necesario es pruebas frecuentes con el medidor casero de GS y la experiencia personal para aprender lo que en su caso indidvidual podrá funcionar bien para mantener su GS normal o cerca de lo normal.

PREGUNTA:  Tengo DM desde 1999 y desde el 2000 me inyecto insulina NPH.  Me pongo 45 unidades diarias.  Hace como 6 meses me dijo una prima, que es enfermera, que era mucha la insulina que usaba y que se me podían perjudicar los riñones con el tiempo.  ¿Es cierto?

RESPUESTA:  El metabolismo corporal de la insulina es un proceso complejo en el cual el hígado, los riñones y los músculos son los participantes principales.

La cantidad total de insulina que usted se inyecta no es ni mucha ni poca sino que es una dosis exigida por la presencia de hiperglucemia diabética.  Una dosis alta de insulina siempre refleja la presencia de hiperglucemia diabética no controlada.  La hiperglucemia diabética crónica no controlada sí daña los riñones (y los ojos y los nervios) de la persona que vive con DM.

No hay ningún estudio scientífico que indique que el uso correcto de la insulina haga daños a los riñones.  En muchas instancias, la insulina previene daño hepático y conserva función hepática.  En cambio, hay múltiples estudios que indican que la hiperglucemia diabética crónica, que es debida a la falta de insulina, sí causa enormes e irreversibles daños a los riñones de muchas personas que viven con DM.

Algunas personas, por cuestiones genéticas, parecen estar menos propensas a estos daños, pero aun así no se sabe quién sí y quién no hasta que sea demasiado tarde.  En www.diabetes-safari.com, creemos que más vale la prevención a través de la normalización de la GS que tratar sin éxito la falla renal causada por la hiperglucemia crónica.

El uso de su medidor casero de glucosa le proporcionará las bases para un tratamiento insulínico adecuado a sus necesidades.  La alimentación, especialmente si incorpora carbohidratos en grandes cantidades, puede aumentar las dosis de insulina.  El sobrepeso aumenta la resistencia a la insulina, conllevando la necesidad de mayores dosis de insulina.  La actividad física tiende a disminuir temporalmente las dosis necesarias de insulina.

PREGUNTA:  Tengo 37 años de edad y 12 años con diabetes.  Nunca he llevado un buen control.  He estado por mucho tiempo en niveles de 300 mg/dL ó más.  Me cuesta mucho cuidar la alimentación.  Como pan dulce, chocolates, pasteles...de TODO.  Peso 85 kilos y aunque demasiado tarde, quiero empezarme a cuidar.  Quiero bajar de peso.  ¿Qué puedo hacer?  ¿Qué dieta?

RESPUESTA:  La DM es progresiva.  Nos conviene "progresar" también, sobre todo en el autocuidado educado de la condición.  Bajar de peso será más fácil cuando aumenta su conocimiento de la alimentación útil para las personas que viven con DM.  Un plan de alimentación le sirve mejor y por más tiempo que una "dieta." 

La DM es incurable y por eso cuidarse a largo plazo requiere de compromiso y deseo.  Para el manejo adecuado de la DM, es de ayuda conocer muchos elementos que juntos posibilitan el cuidarse bien. 

Por ejemplo, la actividad física que puede simplemente caminar 20 minutos cada día; desarrollar un plan de alimentación y asegurarse de tener en casa los alimentos que le convienen includir en el mismo plan; una fuente adecuada de insulina, sea hecha en su cuerpo o inyectada; llegar a tener y mantener un peso corporal que va con su propia decisión de cuánto quiere pesar; buscar en internet o en consulta con el/la profesional de la salud experimentado/a e interesado/a para augmentar lo que sabe sobre la DM y cómo vivir bien con ella; aprender, aprender, aprender de su propio cuerpo y cómo responde a los alimentos y los medicamentos.  Recordar siempre que "la persona con DM que sabe más, vive más tiempo."

Para una atención más integral, sería recomendable dirigirse tanto al control glucémico como a la educación diabetológica.  Claro, los dos elementos van de la mano.

PREGUNTA:  Mi abuela tiene DM2.  Es un poco terca y controla muy mal sus niveles de azúcar.  Hace poco tuvo un problema y por el coraje casi le da una embolia.  Al llevarla con el doctor y realizarle los análisis, resulta que tiene una deficiencia renal leve acompañada de colesterol alto, trigliceridos altos y potasio elevado.

El doctor dice que este último es importante de bajar, ya que corre el riesgo de un paro cardiaco.  ¿Esto es cierto?  Una tía lo investigó e insiste en que el potasio no se sube y que es el sodio que sube.  ¿Es cierto?  Necesito una guia, un libro o algo para que mi abuela entienda lo grave de sus problemas.

RESPUESTA:  Debe haber un balance entre el potasio y el sodio porque este balance es crítico para mantener el ritmo cardiaco correcto y la cantidad de líquido adecuado en las células del cuerpo.  La tarea principal de este balance de sodio y potasio es mover iones de potasio a la célula mientras que transmite iones de sodio fuera de la célula.  Para óptima salud, el cuerpo requiere aproximadamente tres veces más potasio que sodio.

El exceso de sodio, junto con un déficit de potasio, es causa de hipertensión, sed y de retención de líquidos.  El potasio, como el sodio, es mineral.  Los riñones sanos eliminan sodio y potasio excesivos de la dieta. 

El mayor peligro relacionado a un exceso de potasio en la sangre es una irregularidad en el ritmo del corazón.  Esta arritmia puede presentarse  repentinamente. 

Si los riñones no funcionan a la perfección, los niveles de potasio y de sodio pueden aumentarse a lo anormal.  Un alto nivel de potasio en la sangre sí puede causar un paro cardíaco.  Altos niveles de triglicéridos también presentan el riesgo de infarto.  Los triglicéridos se forman del azúcar contenido en los carbohidratos en la alimentación.

Otro factor central en la producción de un infarto cardíaco es un nivel bajo de colesterol HDL, el "buen" colesterol.

Claro, poco potasio (o sea, una deficiencia) en el régimen alimenticio también es perjudicial.

La cantidad de potasio aceptable en la sangre es de aproximadamente 3.5 — 5.1 miliequivalentes (meq) ó milimoles (mmol) por litro de sangre.  Para la persona que vive con DM, las fuentes aceptables de potasio alimenticio se encuentran en el aguacate, las espinacas, el sustituto de sal, y algunas nueces.

Las nueces que tienen altas cantidades de potasio incluyen pistaches, semillas de calabaza, avellanas, almendras, pero todos ellos contienen carbohidratos que elevan la GS y por esta razón, el máximo número recomendado en el plan de alimentación que posibilita la normoglucemia de una persona que vive con DM es limitado.


Se prohibe la reproducción total o parcial del diseño de esta página, sin la autorización correspondiente.  Este sitio y todas las páginas que forman parte del mismo forman una guía educativa e informativa, que no pretende sustituir el tratamiento o las indicaciones del médico.  Cualquier decisión de autotratarse con un medicamento nuevo o de cambiar de medicamento o de alterar la dosis de los medicamentos actualmente empleados deberá consultarse con el médico.  Los sitios continents.com, diabetes-safari.com, dm1dm2.com y ventajas.com, no se hacen responsables del uso de la información que en ellos aparece.  © 2007 - 2022  Dr. Stan De Loach


Dr. Stan De Loach

Foto Dr. Stan De Loach
Especialista en Diabetes
Mellitus, tipo 1

Educador en Diabetes

53+ años de experiencia acompañando y capacitando a niños, adolescentes, adultos a normalizar sus niveles de glucosa en sangre, para así prevenir hiperglucemia, hipoglucemia y las demás complicaciones diabéticas

Ciudad  de  México

Citas:  +52  555510 9830


¿Para quiénes es este sitio?

Definición práctica de la diabetes mellitus

¿Qué es la diabetes mellitus?

Diabetes volteó mi mundo entero

Diabetes turned my whole world upside down

¿Cómo es el/la profesional de la salud ideal para atender a la persona que vive con DM?

Para DM: Dos modelos distintos de atención médica

Diccionario de la diabetes mellitus

Diabetes en México: Observaciones, opciones y opiniones

49 mitos y creencias acerca de la diabetes mellitus


La mafia médica

¿Cuál es la función corporal de la glucosa?

Menú festivo de la realeza inglesa del año 1617


Los alimentos y la diabetes mellitus

Uso de la etiqueta de información nutrimental

La cantidad esencial diaria de proteína

A reducir carbohidratos

Gramos de carbohidratos en cada porción de verduras verdes

Plan de alimentación para facilitar la normoglucemia

Las Leyes de Pequeñas Cifras

Campamento Diabetes Safari (DM1): 2022

Campamento Diabetes Safari (DM2): 2022

Campamento Diabetes Safari: Resultados

Campamento Diabetes Safari: Results

Campamento Diabetes Safari 2006: La experiencia vivida

Por qué decidí seguir una dieta de pocos carbohidratos

Prevención y tratamiento de hiperglucemia diabética

Consejos para la inyección indolora de insulina

Sitios para la inyección de las insulinas

Indice de Masa Corporal

Hipoglucemia diabética

¿Hipoglucemia severa daña el cerebro?

Hipoglucemia diabética: Auto-evaluación de conocimientos

Glucosa para corregir la hipoglucemia

El uso lógico de la glucosa

Guía completa: Tabletas de glucosa

Pedir tabletas de glucosa

Glucagon: Minidosis para hipoglucemia severa

Minidose glucagon at DM camp

Minidose glucagon, Australia 2006

Nivel de glucosa en ayunas de niños sin diabetes mellitus

Fasting glucose levels in children without diabetes mellitus

La adolescencia: Aprendizaje por la experiencia propia

A1c%: Su porcentaje convertido en mg/dL

A1c% valores obtenidos de tratamiento "experto"

DM1 y la normoglucemia: Lo posible

Alimentos inútiles para normalizar la glucosa en sangre

Alimentos útiles para normalizar la glucosa en sangre

Diabetes mellitus: Guía a los alimentos útiles e inútiles

Diabetes mellitus, tipo 1 (DM1)

Interview with Dr. Stan De Loach

Entrevista con el Dr. Stan De Loach


Diabetes mellitus, tipo 1: Las supuestas causas

Diabetes mellitus, tipo 1: ¿La cura?

Dr. Bernstein: First 50 years with DM1

Dr. Bernstein: Mis primeros 50 años con DM1

Diabetes mellitus, tipo 2 (DM2)

DM2: Primeros pasos

Diabetes gestacional (DMg)

La "prediabetes"

Unas complicaciones diabéticas

Diabetes mellitus:
Preguntas y respuestas #1

Diabetes mellitus: Preguntas y respuestas #2

Diabetes mellitus:
Preguntas y respuestas #3

Diabetes mellitus: Preguntas y respuestas #4

Diabetes mellitus: Preguntas y respuestas #5

Diabetes mellitus: Preguntas y respuestas #6

Consultas

Mapa del sitio:
diabetes-safari.com